viernes, 19 de diciembre de 2014

miércoles, 3 de diciembre de 2014

lunes, 24 de noviembre de 2014

Sinceridad cristalina

Siempre tan duro y tan transparente.






Bruno Tramonto

Matrimonio atado

Ella era su esposa y él sus grilletes.





Bruno Tramonto

Parto trágico

Anoche dio a luz recibiendo a cambio sombras.









Bruno Tramonto

Que comience la lluvia

Dicen que la lluvia purifica. Sin embargo, casi todo el mundo huye de ella por miedo a que se le mojen las ideas y se desenreden los nudos de su rutina mental. Por lo visto está muy pasado de moda eso de querer inventarse otro mundo y pensar de más, pudiendo conformarse con el que hay.
Afortunadamente, aún queda algún valiente que sale a la calle sin paraguas, buscando esa ducha natural que consiga alejarlo de su esfera de preocupaciones convencionales y lo ayude sentir el sabor a libertad, al menos por un instante.
Dedico este pequeño rincón que pende de la nada a aquellos que van más allá y que han venido a esta vida a mojarse, a todos los que buscamos algo bajo el agua. Yo he encontrado palabras, que poco a poco se me han ido acumulando en charcos de tinta. Supongo que mis barquitos de papel no tienen valor más allá de las puertas de mi cabeza. Pero, de todos modos, son recuerdos de lluvias pasadas y algo me impulsa a luchar para que no se sequen.
En esta nueva andadura trataré de mostraros con cierta periodicidad algunas gotas de mi lluvia de ideas. Quizá os sirvan para afrontar las tormentas diarias de un modo más ameno y para intentar que los aguaceros no os amarguen el día a día.
Como no quiero pecar de pesado y ganarme un paraguazo antes de empezar, sin más preámbulos os dejo a solas con la lluvia.
Espero que os empapéis.